Venta de “DEMOSTRACIÓN HISTÓRICA DEL VERDADERO VALOR DE TODAS LAS MONEDAS QUE CORRIAN EN CASTILLA DURANTE EL REINADO DEL SEÑOR DON ENRIQUE IV” de 1805 de Fray Liciniano Saez

Vendemos u

n curiosísimo e interesante libro se trata de:

— Descripción: Título: ”DEMOSTRACIÓN HISTÓRICA DEL VERDADERO VALOR DE TODAS LAS MONEDAS QUE CORRÍAN EN CASTILLA DURANTE EL REINADO DEL SEÑOR DON ENRIQUE IV

Autor:  Fray Liciniano Saez

Con un apéndice de instrumentos que justifican el valor de las mismas; noticia de los precios de los granos, carnes, pescados, jornales de labradores y artistas en aquel tiempo, y su equivalencia a las monedas actuales, y algunos otros documentos útiles y curiosos. Editado en Madrid en 1805. Publicada por la Real Academia de la Historia. En la Imprenta de Sancha. XX + 580 pp + 1 h + 3 láminas (2 plegadas) grabadas al cobre. Encuadernación en pasta española con nervios, hierros y tejuelos. Papel de hilo, sin desbarbar, ejemplar muy amplio de márgenes. 27,5 x 21,5 cms. Impecable.

Sólo por 225€.

Venta del “INDICADOR MANUAL DE LA NUMISMÁTICA ESPAÑOLA” de 1891 de Alvaro Campaner y Fuertes

Pongo a la venta un estupendo libro , muy escaso en el mercado numismático, y más en esta conservación,  se trata de:

— Descripción: Título: “INDICADOR MANUAL DE LA NUMISMÁTICA ESPAÑOLA”

Autor:  Alvaro Campaner y Fuertes”

Impresión de J. Colomar y Salas. Editado en Barcelona,en 1891 . 17 cm. 2 h., VII-575 pág. y 2 lám. una de ellas plegada. Encuadernación holandesa con nervios.  Segunda edición reformada y aumentada de los “Apuntes para la formación de un Catálogo numismático español”, del mismo autor, publicada en 1857. La obra se divide en dos partes: constituye la primera la numismática española antigua desde sus albores hasta la visigoda, y la segunda la numismática española de la edad media y moderna. Impecable. Extraordinariamente conservado.

En venta sólo por 95€.

BREVÍSIMA HISTORIA DEL ORIGEN DE LA PESETA

En 1981 en la introducción de un cataloguito de bolsillo de “la peseta” escribí una brevísima historia sobre su origen, la cual, me apetece traer hoy aquí para su recuerdo; decía:

A principios del siglo XVIII, en plena guerra de sucesión, el Archiduque Carlos se proclama Rey en Barcelona y procede a la acuñación de unas monedas de plata de unos cinco gramos a las cuales denomina en lengua catalana “peçeta” que viene a significar piececita o pesita, viniendo a ser la cuarta parte de la gran moneda colonial “el real de a ocho o peso duro”. En estas pocas líneas hemos resumido lo que fue el origen de lo que llegaría a ser con la reforma monetaria de 1868 nuestra unidad monetaria, “la peseta”.

Posteriormente, en 1808 bajo el reinado de Fernando VII,  en plena guerra contra los franceses estando  sitiada la ciudad de Barcelona, el Capitán General de la Región Conde de Ezpeleta ordena la acuñación de una emisión de emergencia consistente en monedas de 20 pesetas oro, así como de  1 – 2,50 y 5 pesetas con las marcas de ceca de Gerona y Lérida con el busto de Fernando VII y sin busto y en el mismo año Lérida y Tarragona, sus improntas son realizadas con simples punzones.

Seguidamente, en 1823 Baleares también acuña con valor de 5 pesetas, y en 1836 y 1837 ya bajo el reinado de Isabel II, el principado de Cataluña emite monedas de 1 peseta en plata.

En el Real Decreto del 15 de abril de 1848, como consecuencia de la implantación del nuevo sistema decimal, se reforma el sistema monetario pasando a ser la unidad monetaria “el real” valiendo cuatro de ellos una peseta.

Pasa a ser auténtica protagonista recién acaecida la revolución de septiembre de 1868, que costaría el trono a Isabel II, exactamente el 20 de octubre de ese año las Cortes del llamado Gobierno Provisional y  siendo Ministro de Hacienda Don Laureano Figuerola, se publica el decreto 2.621, en el que se comunica la adhesión de España a la Unión Monetaria Latina, con la peseta como unidad monetaria.

LA UNIÓN MONETARIA LATINA

Preciosa, la colección de monedas de la Unión monetaria latina, yo diría que es redonda, cerrada, a la vez que variada y difícil. A la que voy a hacer una brevísima reseña.

Al sistema bimetalista que Francia sentó en 1803 con la ratio 2,31 y 3.100 francos en Kg. en el patrón oro y 200 francos en Kg. en el patrón plata, que ya Napoleón se encargó de difundir, con libre e ilimitada acuñación y circulación,  sólo efímeramente corregido tras su derrota y sin otro discrepante que Inglaterra hasta 1871.

A este sistema, como digo, sólo se oponía el fundado esencialmente en la plata en Rusia, Escandinavia o los reinos de los Habsburgo; los descubrimientos de oro en California (1848), Australia (1851) y más tarde en Alaska y Sur África, produjeron desequilibrios que provocaron acuerdos entre países; entonces, se intentó estabilizar el sistema mediante la creación de la Unión monetaria latina en 1865, con Francia, Bélgica, Suiza e Italia; fundado en los 5 francos de plata de 900 milésimas, a la que se asociaron poco después Grecia y España con su recién estrenada Reforma monetaria (1868) y finalmente Rumanía, Serbia y Bulgaria.

Por otra parte, entre 1873 y 1875 se crea la otra Unión monetaria,  la Escandinava, fundada en el Krone; aunque progresivamente se fue abandonando la plata, apoyándose en el oro Inglaterra y Alemania y, en Oriente Japón e India.

La contienda de la 1ª Guerra mundial  (1918) obliga a retirar del mercado las monedas de oro, dando paso a la circulación  de los billetes de curso legal y forzoso; el resultado de las dificultades que se atravesaban fue el fin y disolución de la UML en 1926. Sin embargo algunos países acuñaron oro después de esa fecha basándose en el peso y la ley establecidos por la Unión, entre estas, se encuentran las monedas de Liechtenstein, Luxemburgo, Rumania y Suiza. Y ya, en la 2ª Guerra Mundial (1945) poco a poco se deja de emitir la plata.

Aquí os dejo su catálogo para un disfrute total, pinchando en la moneda que os interese, se podrá ver a mayor tamaño, con sus años de emisión, ceca en su caso y el número de monedas emitidas por año.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.